El horno

El horno fue construído por Michele en el 1922 para cocer la farinata y el castagnaccio y, desde los ’30, también la pizza. Desde el ’82, el actual propietario, Andrea, para exaltar el sabor de las materias primas, lo usa también para cocer carne, verdura, flan y otros dulces. A lo largo de los años, siempre ha permanecido en el centro del local, a la vista de los comensales.

La fe

Las propuestas culinarias tienen mil sabores y colores pero la fe futbolística tiene un solo color: el granate. Sin embargo, “el Abogado” (Giovanni Agnelli), era un cliente asiduo del local y, normalmente se sentaba en la mesa 66.

Si las paredes pudiesen hablar… Contarían anécdotas de muchos personajes famosos que elijieron y elijen Turín y Da Michele como destinos indiscutibles. ¿Algún nombre? Fruttero e Lucentini, Luigi Meroni, Massimo Gramellini, Luciana Littizzetto, Diego Abatantuono, Harvey Keitel, Dario Argento, los Subsonica, Antonio Conte, Gigi Buffon, Lapo Elkann…

La Marca

En los años ’20, Michele quiso utilizar algunas ilustraciones de Karl Wilhelm Diefenbach, pintor alemán de finales del ‘800, para personalizar algunas baldosas del local; hoy representan la originalidad y el sello distintivo del restarurante.

Estamos aquí!

En el corazón de Turín, entre las calles empedradas del centro histórico y la colina que se asoma al Po.